Pasar al contenido principal

Carta urgente a los amigos del GCEIS

Non sunt multiplicanda entia sine necesitate

Desde hace un par de semanas algunos estaréis recibiendo invitaciones para integrarse en una autodenominada "Red de Investigadores en Imaginarios y Representaciones" (RIIR).

Ante este hecho he propuesto al administrador de la página web del GCEIS que comunicara la no vinculación del Grupo Compostela de Estudios sobre Imaginarios Sociales con tal entidad. He dejado pasar un tiempo prudencial para informar al conjunto de los amigos del GCEIS de cuál es mi posición ante tal situación. Es la siguiente:

  1. El colaborador externo del GCEIS Felipe Andrés Aliaga Sáenz ha sido dado de baja del Grupo de investigación, por lo cual ya no tiene ningún vínculo con dicho grupo.
  2. El intento de crear una red de investigadores consiste en apropiarse de todo el trabajo de sus miembros y colaboradores en los últimos 15 años y presentarlo como fruto de esa red.
  3. El lugar virtual que se ha escogido para hacerlo es la plataforma Facebook que no consideramos la más adecuada para la función de conectar investigadores y dar noticia de trabajos académicos. Por ello, el GCEIS ha elegido un espacio virtual distinto con la creación de una web en un proveedor de servicios (de pago). En ese espacio no hay lugar para mensajes, fotos, etc. personales, íntimos, reivindicativos o festivos. Tratamos de mantenernos en la sobriedad de la comunicación académica y científica. Tal ha sido la trayectoria seguida por el GCEIS en los últimos quince años.
  4. Aprovecho para informar de que este grupo es económicamente autofinanciado. No recibimos ningún tipo de subvención de la USC o de organismos público o privados y nuestro uso de internet lo pagamos nosotros. Toda financiación de cualquier investigación es del investigador (o del grupo que la realiza) y no revierte ninguna parte para el GCEIS.
  5. Nos llama la atención que surja este proyecto en medio del mes de agosto (¡tan activo académicamente en nuestros países!) lo que supone una conducta claramente alevosa.Como alevoso nos parece que se haya manipulado la ubicación virtual de la revista Imagonautas trasladándola a la referida plataforma Facebook.
  6. Estudiando detenidamente la propuesta del RIIR constatamos que más del 90% de lo que expone como actividad propia pertenece al GCEIS, a sus miembros o colaboradores. Este intento de apropiación indebida por el que figura como "administrador" del sitio de Facebook del trabajo de muchas personas me parece totalmente rechazable e indigno, aunque no sea extraño en los ámbitos académicos. No entro en las intenciones particulares de tal persona ni en sus motivaciones, pero rechazo enérgicamente su actuación.
  7. Comprendo el desconcierto que tal intento ha causado en muchos colaboradores del GCEIS. Algunos lo han expresado directamente y otros han podido ser engañados en sus expectativas. Como es tradición en el GCEIS cada uno es totalmente libre de pertenecer o registrase en cualquier red o plataforma de comunicación. Sólo les pido que consideren que el autodenominado RIIR es un ente parásito del GCEIS y que si eligen el seguir registrado en dicha red que no surge de ningún proceso institucional sino del afán de una persona inquieta por ejercer un "liderazgo" que nadie le ha solicitado, nos comuniquen el hecho y las razones de tal decisión. "No hay que multiplicar los entes sin necesidad".

Juan-Luis Pintos
Coordinador del GCEIS

Cartas recibidas

En la tarde del 01.09.114 he recibido estos dos correos que muestran que hay percepciones diferentes sobre lo hecho referido. Como no se han expuesto en este espacio, las doy a conocer:
Correos recibidos el 01.09.2014

1. Enviado a las 16:54

Estimados colegas,

Lamento el ánimo de destrucción de Juan Luis Pintos, siendo de su parte una actitud que no favorece en nada a la comunidad académica, sin duda propio de un intelectual en decadencia.

Atentamente:

Felipe Aliaga

2. Enviado a las 17.02

Sobre la expulsión del grupo de Compostela, que triste tener que recibir las malas noticias por la página de GCEIS, tantos escritos para tanta falta de cortesía.

Lamento el mal trato que he recibido por parte de Juan Luis Pintos, el cual en algún momento fue una figura de respeto para mi.

Sin duda Julio Cabrera y Enrique Carretero son personas que saben como hacer comunidad y contribuir al futuro de la universidad y no transformarlo en un espacio cerrado y endógeno, libre de intereses mezquinos.

Por cierto, RIIR seguirá existiendo y el GCEIS de Compostela ya está enterrado.

Abrazos

Felipe

Respuesta de un amigo del GCEIS

Ante la petición de Juan Luís Pintos, coordinador del GCEIS, en su Carta urgente a los amigos del GCEIS, me veo obligado a aclarar lo siguiente:

1.A mediados del mes pasado he recibido el ofrecimiento por parte del Profesor Felipe Aliaga para adscribirme a lo que en ese momento era el inicio de una Red internacional de Investigación en torno a la temática de los Imaginarios y Representaciones sociales (RIIR). Acepté gustosamente la invitación, dado que entendía que su propósito resultaba de gran interés (establecer vínculos entre investigadores de distintas nacionalidades, crear seminarios conjuntos , publicitar el trabajo académico, etc..). He colaborado en los albores de este proyecto introduciendo información que estaba a mi alcance para divulgar en la RIIR todo lo concerniente a las temáticas sobre las que esta Red pretendía vertebrarse.
2.Me han sorprendido notablemente la respuesta de la administración del GCEIS y posteriormente la de su coordinador, entendiendo, primero, que se habría creado un grupo de investigación paralelo cuando en realidad no es más que una RED y, segundo, que se habría producido una apropiación indebida de la producción investigadora del GCEIS.
3.Me ha sorprendido también notablemente la acción de haber dado de baja al Profesor Felipe Aliaga como miembro del Grupo sin haber pasado antes por una deliberación consensuada por parte de todos los integrantes de dicho Grupo.
4.Conscientes de que nos ha tocado vivir tiempos poco proclives para una exhortación en sentido contrario -aunque también conscientes de que la contaminación general del tejido institucional tiene su causa en buena medida en ello-, mala senda eligiríamos, en el caso de que nuestra intención fuese el logro de un auténtico espíritu de pluralidad, si nos dejásemos enredar en la desgraciadamente tan bien consabida como supérflua dialéctica “amigos”/”enemigos”, aquella inspirada por el ánimo de “o estas conmigo o estas contra mí”.
5.Purgado todo lo espúreo que puede esconderse en una una mera afirmación de intereses y quedándonos con lo que en realidad nos debiera interesar quedarnos, urge preguntarse: ¿No es verdad que el desbordante auge del escenario digital ha revelado algo a disgusto del saber institucionalizado?. Ha propiciado el surgimiento de redes de donde fluye y por las que circula un conocimiento que no más que nostálgicos seríamos si considerasemos que, como antaño, era propiedad -!ay siempre la sacrosanta propiedad!, !cuando nos liberaremos de ella!- de algo o de alguien.
6.Estaremos y permaneceremos fieles a una pluralidad, no necesariamente obligada a explicitarse, de la que surgió el espíritu fundacional del GCEIS. Estaremos en la RIIR, al menos hasta que las ilusiones con las que este proyecto nace no se quiebren. Estaremos, en definitiva, en todos aquellos espacios en donde gobierne la pluralidad y el intercambio de conocimiento; y en donde se geste, en última instancia, no más que una comunidad de creyentes en el saber de lo social. No se trata de otra cosa.

Enrique Carretero Pasin

Querido Enrique:

Ya que me mencionas, intentaré transmitirte mi perplejidad ante tus aclaraciones.

1 Invitación… Tú sí (no me extraña demasiado). Yo no (lo entiendo). Juan-Luis no (esto ya es difícilmente concebible). Una Red Internacional. Una superestructura. Comprenderás que, ante la sorpresa, mi predisposición no sea favorable sin ambages.

2 Ni grupo de investigación paralelo, ni red, ni nada. No se procede así, y menos en ciencia. Porque en esto estamos ¿no? Entiendo que tiene que haber un estilo, cuando no una ética en la conducta del investigador. Soy una persona seria y en las áreas de mi responsabilidad no me gustan las maniobras poco claras.

3 Me sorprende sobremanera que pidas lo que no otorgas. O sea, que la actuación del coordinador debe someterse al consenso, mientras que el resto de las actuaciones, de las que ni se informa, deben aceptarse como indiscutible cosa hecha.

4 Este punto es, más que oscuro, espeso. Como el "yo te rasco si tú me rascas" no es aplicable en este caso por la evidente asimetría, prefiero la solución evangélica: "Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios" y, si me apuras, la salomónica.

5 No encontrarás a nadie más enemigo que yo del concepto de propiedad intelectual. Y, consecuentemente, de la usurpación.

6 No comprendo bien tu colofón voluntarista porque no veo cómo se puede defender la pluralidad y la comunicación desde la falta de transparencia. Entiendo que, especialmente en los tiempos que corren, hay que ser cuidadosos y prudentes para evitar desgobiernos.

Espero haberme explicado. Si no es el caso, gustosamente brindaré aclaración.

Cordialmente
Juan R. Marticorena