Pasar al contenido principal

Lo genealógico

Publicado en

El interés individual o familiar por conocer en detalle el origen y significado de los apellidos, tiene asidero en la llamada genealogía de la familia. La genealogía o lo genealógico asociado a la familia, es designado como aquel cuerpo del saber que profundiza en el conocimiento, tanto histórico como actual de algún grupo o etnia en particular. Este atractivo por conocer el origen de nuestros antepasados, a pesar de no ser algo nuevo, es algo que perece acrecentarse día a día, sobre todo si tomamos en consideración a tantas y tantas personas que gastan grandes sumas de dinero y tiempo en reconstruir su árbol genealógico, el cual lía una persona a otra y devela aquel enigma que representa su pasado.

En lo que respecta específicamente a la naturaleza de los apellidos, mayormente estos tienen su origen en nombres propios -patronímicos- como en español los terminados en "ez" que significa "hijo de", asociados a ciertos rasgos físicos, a la pertenencia a determinados territorios, a ciertos animales, oficios o plantas representativas de la zona donde habitaban ciertas familias o clanes. A partir del siglo XIII, en algunos países como en España, muchos de los linajes familiares han sido asociados a más de un centenar de Escudos de Armas, lo cual ha representado a la fecha la estirpe de ciertas castas.

Ser poseedor de un apellido poco decoroso que se asemeje a algo desafortunado, es sinónimo de burlas o apodos sobre todo en los primeros años de paso por el colegio. En contraposición a esto -ya en la adultez- tener un apellido compuesto o anglosajón en nuestro país (Chile), es sinónimo de distinción y pertenencia a un determinado grupo social, algo similar a lo que se puede apreciar al interior de ciertas etnias a lo largo de todo Chile, las cuales mediante ciertos apellidos reconocen aquel linaje ancestral, lleno de simbolismo y de significación relativo a algún poblado. De esta forma el apellido como carta de presentación, diferenciación, reconocimiento o status, nos remonta a aquel eslabón perdido y ancestral del parentesco.