Pasar al contenido principal

Sistema de Análisis Social. SAS2: La investigación es para y con la comunidad

Publicado en

El hecho de que las comunidades participen en las acciones que se van a implementar en el lugar en el que viven, define no sólo los resultados sino también la manera en la que será su vida de allí en más. Este es justamente el espíritu de la metodología SAS (Sistema de Análisis Social) que se está aplicando en muchos países y que se impartió a través de un taller entre el 10 y el 12 de mayo en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile.

Esta metodología se aplica con el fin de que "las soluciones en un proyecto social sean con y desde los actores sociales", explicó Carlos Tapia Jopia, Director del Centro de Estudio CESSO (Centro de Estudio para el Desarrollo y la Innovación). Tapia es Instructor Certificado en Sistemas de Análisis Social System1-SAS2 y utiliza las técnicas para la investigación colaborativa y la movilización social desde hace 6 años.

El SAS tuvo sus inicios en la Universidad de Carleton, con el apoyo del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC), y actualmente profesionales en todo el mundo lo están utilizando, desde los poblados hasta las salas de reuniones.

"La humanidad ya no puede depender de las soluciones que sólo diseñan los expertos y los intereses privados. Los asuntos sociales deben abordarse socialmente y las ideas que surgen deben integrarse plenamente a los procesos de producción del conocimiento, de planificación y de toma de decisiones", agregó el experto.

El taller fue organizado por el Núcleo de Evaluación de Políticas Públicas y coordinado por la académica Andrea Peroni. Concurrieron alrededor de 30 estudiantes, egresados, profesores de otras universidades y profesionales, interesados en conocer y manejar los conceptos y medios hábiles que establecen la base del SAS. Así como instrucciones detalladas sobre la forma de integrar y fundamentar la investigación colaborativa en los proyectos, los planes y las actividades de los múltiples actores involucrados.

La aplicación de esta técnica -según explicó Tapia- va desde las políticas públicas hasta las iniciativas locales. Es decir: la planificación y evaluación de programas de proyectos, las intervenciones comunitarias, la pesca artesanal, agricultura, educación, programas de gobierno y en las Pymes.

Tapia está dando estos talleres de esta especialidad desde hace 2 años. "Se han hecho trabajos con la Universidad de la Frontera a través del CIISOC (Centro de Investigación de la Inclusión Digital y la Sociedad del Conocimiento) en Temuco. Este año se realizará uno con la Universidad de La Serena y con la Universidad Católica del Norte. También se dictará en San Luis (Argentina)", comentó.

En el caso de Argentina será una experiencia particular teniendo en cuenta que se impartirá al sector minero: "El propósito es ver cómo estas herramientas se ponen al servicio para mejorar las relaciones con la comunidad. No con fines manipuladores sino con el fin de crear más diálogo para encontrar verdaderas y duraderas soluciones a estos problemas", aclaró Tapia.

Esta labor es importante teniendo en cuenta que en Argentina los ciudadanos prestan una fuerte resistencia a la implementación de proyectos mineros, con el afán de proteger el medioambiente en el que viven.

Lorena Villafañe. Comunicaciones Departamento de Sociología.